¿Por qué no conviene hacer spam?

El spam no sólo es ilegal en muchos países, sino que es además muy contraproducente para quien lo practica. Si su empresa hace spam, su imagen se deteriorará, generará desconfianza y nadie querrá dejarle sus datos para recibir información personalizada y pertinente. Además, esta práctica en general tiene penalizaciones de tipo técnico por parte de los servicios de correo electrónico, como el ser agregado en listas negras, el bloqueo o el conocido envío a la bandeja de correo no deseado por parte de los servicios de webmail.

Estas penalizaciones son muy difíciles de levantar si no se cambia la conducta y pueden perjudicar a los envíos legítimos que quiera hacer en el futuro, o incluso a las comunicaciones de su empresa con clientes y proveedores mediante correo electrónico.

Sólo el marketing por e-mail basado en el permiso, permite sostener relaciones fructíferas y duraderas con sus clientes.

¿Cómo previene “Imperio Internet” el envío de Spam?

“Imperio Internet” utiliza varios mecanismos para prevenir el uso abusivo de su sistema:

Contrato
Al registrarse como nuevo cliente en el sistema “Imperio Internet” usted acuerda con la política de privacidad. Aceptando dicho Contrato usted acepta que no venderá ni alquilará las direcciones de correo que pueda recolectar utilizando el sistema y que no utilizará esas direcciones para enviar correo no solicitado.
Mail de notificación
“Imperio Internet” envía un aviso por e-mail a todos los suscriptores que son agregados a las listas. Ese mensaje provee además una dirección de e-mail a la que los suscriptores pueden denunciar si fueron agregados a la lista sin su consentimiento. El aviso de bienvenida a las listas es personalizable y se puede obviar sólo en casos de importación de listas comprobadamente legítimas desde otros sistemas.
Desuscripción
Se incluye en el pie de todos los mensajes un vínculo automático de desuscripción.
Información real de contacto
Todos los mensajes enviados por usted a través del sistema contienen su dirección de e-mail, por lo que los receptores saben quién los está enviando.

¿Como sabe si usted no está haciendo spam?

¿Ha enviado o intentado enviar correo a una base de direcciones de e-mail comprada o alquilada?
¿Ha decidido agregar a un sistema de envío masivo a toda su lista de contactos ya sean estos amigos, proveedores, clientes, sin obtener su permiso?
¿Está usted enviando correo a direcciones no específicas como:
o ventas@dominio.com, webmaster@dominio.com, info@dominio.com, u otras?
¿Está enviando e-mails a listas de distribución que a su vez envían indirectamente a suscriptores?
¿Contiene el asunto de sus mensajes información falsa o engañosa?
¿Carecen sus e-mails masivos de un mecanismo seguro de desuscripción?

Si contestó afirmativamente a alguna de las preguntas anteriores, probablemente usted sea considerado “spammer”.