Marketing de Afiliados: el Secreto

Algunos recordarán los años noventa como un periodo de extraordinario crecimiento de la música grunge y las películas de Jim Carrey.

Aunque eso sea cierto, muchos otros le dirán que los años noventa son los responsables de la aparición de esa enorme y espléndida tecnología llamada World Wide Web (también conocida como Internet, la web, el vasto océano digital de información al alcance de nuestra mano).

Y cualquier nueva tecnología o medio de comunicación era para las empresas una nueva oportunidad de vender sus productos y servicios a consumidores a través de los millones de sitios web que estos visitan cada día.

Cuando aparecieron los motores de búsqueda a mediados de los noventa, Internet se convirtió en una herramienta masiva de información y comercio en línea.

Los propietarios de los sitios web creaban contenidos útiles y proporcionaban enormes beneficios a sus visitantes, y querían verse compensados por su duro trabajo.

Las iniciativas precoces de publicidad en línea, empezaron a ver cómo surgía una competencia de formas de publicidad en línea emergentes y más adecuadas, como el marketing de afiliación. Entonces, ¿qué es el marketing de afiliación?

 

El fundamento del marketing de afiliación son las relaciones, una relación que se establece a tres bandas:

affiliate-advertiser  affiliate-publisher  affiliate-consumer

 

 

 

 

 

 

 

 

En el mundo del marketing de afiliación, un anunciante puede ser una empresa que vende un producto: electrónica, billetes de avión, ropa o repuestos para coches. O una compañía de seguros que vende pólizas. La clave es que será un anunciante si está dispuesto a pagar a terceros para que estos le ayuden a vender y promocionar su negocio.

Un afiliado es un particular o una empresa que promociona el producto o el servicio de un anunciante a cambio de una comisión. Los anunciantes se comprometen contractualmente a trabajar con un afiliado al que facilitan material creativo (en forma de enlace, banner, anuncios de texto o incluso un simple número de teléfono) que el afiliado incorpora a su sitio web.

El tercer elemento que completa el triángulo de la relación de afiliación es el consumidor. El consumidor es el que realmente ve el anuncio y realiza una acción (ya sea haciendo clic sobre un enlace o enviando su información por medio de un formulario) que le traslada del sitio web del afiliado al del anunciante para completar la acción, lo que denominamos “conversión”.

Eso es para empezar en este mundo…

Sigue con nosotros que avanzarás a paso firme en tu carrera como Afiliado!

escribe tus opiniones